Etiqueta: Coyuntura

Neoliberalismo y migración

Ser racista no es un rasgo que encuentre su condición de posibilidad en la clase social, en el género, en la orientación sexual, en las preferencias confesionales o en el nivel de escolarización con el que se cuenta. El ser racista es un rasgo que atraviesa todas y cada una de esas características de la identidad de un individuo. Por ello los sectores conservadores, en términos raciales, son siempre mayoritarios respecto de aquellos que no lo son: porque la racialización no está ligada a ninguna de las otras condiciones y porque aquellos que son objeto de racismo lo son, siempre, porque en ellos se encuentra la posibilidad de que el racista objetivice en su persona todos los males que aquejan a la humanidad.

Octubre del 68: memoria, política y capital

Cincuenta años no son nada fáciles de sobrevivir en este país. Son, en verdad, un inmenso abismo temporal cuya profundidad, en la actualidad, hace cada vez menos posible a cada nueva generación de mexicanos y mexicanas el dimensionar la magnitud de todo lo perdido, todo lo arrebatado y todo lo asesinado aquella noche y durante su largo y prolongado postludio, cuya sombra aún hoy nos abraza.

Seminario Internacional: ¿Cuál es el futuro del capitalismo?

Anunciamos el Seminario anual del OLAG, que este año tendrá lugar en octubre. Habrá conferencias magistrales y un seminario de reflexión.

¿Quo vadis Europa?

A pesar del Brexit, la UE no se detuvo como tanto se temía en su momento, ha seguido avanzando bajo el impulso de un sexto escenario que luego de uno de los episodios más oscuros de la integración europea, pretende un relanzamiento del proyecto europeo bajo varias propuestas y medidas que implican los planteamientos federalistas, como lo son principalmente el proyecto de completar la UEM y la PESCO.

¿Negociar con los cárteles del narcotráfico en México?

Aunque sí es necesario sanar el dolor de la sociedad mexicana, brindarle paz y unidad (social antes que nacional), con sanarla, con pacificarla y unirla no se van a resolver ni las disputas al interior de los cárteles ni las que se dan entre cárteles antagónicos ni las que se desprenden de su batalla en contra de los intereses gubernamentales que los debiliten. Menos aún detendrá el uso geopolítico que potencias globales (Estados Unidos) confieren a la guerra continental contra el narcotráfico, como mecanismo de control regional; su utilización por parte del propio andamiaje estatal-gubernamental para fragmentar a la sociedad o su empleo al servicio de los grandes capitales para deshacerse de las resistencias a las que se enfrentan.