Últimas Entradas

Epígrafes

Tragedia y patrimonio cultural

La pérdida del patrimonio cultural se expone en un abanico de situaciones, por ejemplo: conflictos accidentales como lo ocurrido el 15 de abril del presente año en Notre Dame, París, Francia a la par del incendio en la mezquita Al-Aqsa[iii], Jerusalén, así como el incendio del Museo Nacional de Brasil, Río de Janeiro, Brasil, el 2 de septiembre de 2018. Conflictos bélicos difundidos en Irak, Siria, Yemen, Afganistán, Ucrania, El Álamo en Estados Unidos o el Puerto de Veracruz, México durante la invasión americana. Conflictos bélicos no difundidos como el caso de Armenia. Conflictos premeditados como la demolición de la Catedral de San Alberto, Immerath, Alemania, la demolición del templo de San Isidro Labrador, Capira, Panamá, la demolición de la Capilla del Santo Cristo, San Pablo del Monte, Tlaxcala, México.

Epígrafes

Todo vestigio de cultura es un vestigio de barbarie

Palmira, la ciudad vieja de Alepo, Damasco, Homs, en Siria; Tombuctú, en Mali; el Valle de Bamiyan, al norte de la ciudad de Kabul, en Afganistán; Hatra, en Irak; o la Ciudad vieja de Saná, en Yemen; son ejemplos muy próximos al presente que dan cuenta de la destrucción que causan los intereses geopolíticos de Occidente (incluyendo a Estados Unidos) y que hoy, además, arrojan luces sobre la poca importancia que cobra su destrucción, tanto para los Estados occidentales como para un gran número de personas al rededor del mundo.

Política Exterior

Perdones históricos

Las disculpas históricas no cambian en nada el hecho de la explotación presente. Si todo se reduce al valor simbólico de un gesto que se realiza en medio de una infinidad de guerras, intervenciones, golpes de Estado, saqueos, éxodos, limpiezas raciales, supremacismos culturales, etc., cometidos por las mismas sociedades que en siglos anteriores colonizaron al mundo, al final, se corre el riesgo de conformarse con la vanidosa pretensión de superioridad moral de los Condenados de la Tierra por haber obligado a sus saqueadores a reconocer el saqueo.