Categoría: Política Interior

Política Interior

Epílogo sobre la militarización en México

Insistir en el argumento de que la Guardia Nacional es el síntoma más claro de la renuncia del Estado a resolver tanto la violencia criminal como la violencia social por una vía que no involucre a instituciones especializadas en lidiar con todo conflicto social por la vía del disciplinamiento colectivo y del ejercicio de las armas ya es un lugar común en el debate general. Sin embargo, no es inútil insistir en que las consecuencias que se desprenden de ello no se resuelven sólo con ratificar el mando civil sobre el ejército y anular el fuero militar para juzgar a los efectivos castrenses en tribunales civiles.

Política Interior

50 AÑOS: Tlatelolco hoy

El 68 va más allá de Tlatelolco: es la Marcha del Silencio, es el “Únete pueblo”, es la ocupación militar de las dos principales universidades del país, la solidaridad de universidades (incluyendo escuelas privadas y del norte del país), es la destrucción de patrimonio; es Canoa (Puebla), es Madera (Chihuahua)… pero además es el contexto: la primavera de Praga, los movimientos juveniles en Estados Unidos, Francia, España, entre otros, el “Black power” en los Juegos Olímpicos, etcétera.

Política Interior

Capitalismo, Raison D’état y el proyecto militarista de la izquierda en México

El gobierno iniste en que la lógica que regirá el actuar de la Guardia Nacional no será la propia de la racionalidad castrense. Sin embargo, el contenido programático de su propuesta responde justo a esa lógica, y lo hace, además, en un momento en el que el ejecutivo federal insiste en fortalecer la posición del las Fuerzas Armadas en un espectro mayor de actividades, como en la securitización de la cadena de valor de los hidrocarburos, argumentando razones de seguridad nacional y la necesidad de hacer frente al crimen organizado que se nutre del robo de combustibles.

Política Interior

La disputa por el presupuesto

Que en el debate actual sobre el Presupuesto importe infinitamente más cuánto se pretende gastar en un rubro o por una institución que el saber administrar esos recursos (en qué gastarlos, cómo gastarlos, por qué razones y para conseguir qué fines) es un sentido común popular que los voceros de la economía convencional han venido popularizando entre las masas desde siglos atrás: primero, por intermediación de la ideología liberal; y después, mediante del programa neoliberal.

Política Interior

Seguridad y Violencia: primero como tragedia, luego como farsa

Pacificación y (re)unificación nacional, por un lado; y tener que lidiar con el crimen organizado y la serie de actividades delictivas que se derivan y articulan con éste, por el otro; no son operaciones análogas a las que se deba tratar con el mismo tipo de políticas públicas. Ya de entrada, porque los objetivos que se persiguen en uno y otro caso no son los mismos, y en este sentido, menos aún porque las problemáticas que abordan son de distinta índole, pese a que ambas situaciones se encuentran atravesadas por una serie de hechos comunes y codeterminaciones.