Categoría: Nacional

.

Seguridad y Violencia: primero como tragedia, luego como farsa

Pacificación y (re)unificación nacional, por un lado; y tener que lidiar con el crimen organizado y la serie de actividades delictivas que se derivan y articulan con éste, por el otro; no son operaciones análogas a las que se deba tratar con el mismo tipo de políticas públicas. Ya de entrada, porque los objetivos que se persiguen en uno y otro caso no son los mismos, y en este sentido, menos aún porque las problemáticas que abordan son de distinta índole, pese a que ambas situaciones se encuentran atravesadas por una serie de hechos comunes y codeterminaciones.

Ante el acecho, un Gobierno de consenso

Ante las serias contradicciones que están aflorando en México y a nivel mundial por el neoliberalismo, resulta oportuno preguntarse hacia dónde se dirige el rumbo del status quo, cuáles son las condiciones existentes, cómo se mantiene el equilibrio de fuerzas y hasta dónde permiten hacer un cambio. Lo que ahora queda claro es que existen nuevamente, como antes de la implementación del neoliberalismo, al menos dos posiciones contrapuestas: por un lado, la continuidad; y por el otro, la recuperación del poder estatal.

¿Negociar con los cárteles del narcotráfico en México?

Aunque sí es necesario sanar el dolor de la sociedad mexicana, brindarle paz y unidad (social antes que nacional), con sanarla, con pacificarla y unirla no se van a resolver ni las disputas al interior de los cárteles ni las que se dan entre cárteles antagónicos ni las que se desprenden de su batalla en contra de los intereses gubernamentales que los debiliten. Menos aún detendrá el uso geopolítico que potencias globales (Estados Unidos) confieren a la guerra continental contra el narcotráfico, como mecanismo de control regional; su utilización por parte del propio andamiaje estatal-gubernamental para fragmentar a la sociedad o su empleo al servicio de los grandes capitales para deshacerse de las resistencias a las que se enfrentan.

Epílogo de la contienda electoral

¿Cuáles son los saldos de la elección? ¿En dónde están parados los perdedores y los ganadores de la misma?

El ciclo progresista continúa en México

Hoy, en la historia de vida de millones de mexicanos, ellos y ellas puede decir, con satisfacción, que por primera vez se sienten representados.