Perspectivas Geopolíticas

¿Espacios de diálogo o peceras de realidad parcial?

Desde la alétheia del G7, no parece ser necesaria la invitación para que China se sume a este grupo, aun cuando la realidad devele lo contario, sobre todo por el peso económico-comercial que mantiene este país asiático.

1973 es el año en el que se reúnen por convocatoria de George Shultz, Secretario del Tesoro estadounidense, los ministros de finanzas de cinco países: Alemania, Estados Unidos, Francia, Japón y Reino Unido y deciden construir un espacio de diálogo motivados por la situación del contexto económico de mediados de los setentas.

Para esa fecha en el mundo vivían 4,068, 109 000 personas y en el ámbito económico, el mundo experimentaba una recesión global, producto de la crisis del petróleo de 1973. Japón atravesaba un decrecimiento significativo, en comparación con las tasas que alcanzó en 1960, mismas que oscilaban entre el 9 y 11%[1]. El PIB de la República Federal de Alemania cayó un 1.4% impactando también en su  balanza comercial; por otra parte, en Francia estos aspectos económicos se manifestaron claramente con el aumento de su tasa de desempleo, que pasó del 13% en 1975 a más del 22% en 1980.

Se hace mención de estos tres países, porque se convirtieron en referentes de la producción industrial del mundo en los años setenta, lo que los posicionó como potencias comerciales.

De esta manera, a la iniciativa estadounidense se sumarán el canciller alemán Helmut Schmidt y el presidente de Francia, Valery Giscard d’Estaing, logrando establecer una cumbre que reuniera a las mayores potencias industriales con el objetivo de debatir la situación de la economía mundial y buscar alternativas.

Desde aquel año a la fecha, se han celebrado 45 reuniones, en donde se han invitado a otras naciones para integrarse al grupo, como el caso de Italia, en 1975; Canadá, al año siguiente; y cuya anexión le conferirá a esta unión su actual denominación como Grupo de los siete (G7).

En 1997, en la reunión celebrada en Denver, fue invitada Rusia, conformándose el G8; sin embargo, 17 años más tarde sería expulsada a raíz de la anexión que realizó sobre Crimea en el 2014, por lo que el grupo volvió a constituirse como G7.

También es importante señalar que estas invitaciones han alcanzado a otros países, a representantes de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, entre otros, y desde la 36ta. Cumbre, participa un representante de la Unión Europea.

La reunión de este año se llevó al cabo del 24 al 26 de agosto, en la ciudad de Biarritz (Francia) y como países invitados asistieron: Australia, Burkina Faso, Chile, Egipto, España, India, Ruanda, Senegal y Sudáfrica.

Destacamos el dato de los participantes y asistentes a la Cumbre, pues no figuran China, Rusia ni India (aunque este último país fue invitado en la reciente cumbre). Esto es importante de reflexionar ya que, actualmente, en el mundo habitan 6,000 millones de personas, por lo que resulta desconcertante que 1,386 millones de personas no sean representadas por alguien en esta Cumbre, que correspondería a la representación de China, y porque dependiendo de los indicadores que se tomen en cuenta, esta nación ocupa el primer o segundo lugar como economía del mundo.

Parménides, un filósofo griego que fuera retomado por Martin Heidegger, utilizó el concepto de alétheia, para entender “la verdad” en un sentido de quitar lo oculto. Retomamos este concepto filosófico en función de que es evidente que aquella realidad percibida por los integrantes del G7 no corresponde a la misma realidad que mantiene China, Rusia y/o India respecto al devenir de la economía mundial y por ende a las estructuras de poder ligadas a éste.

Desde la alétheia del G7, no parece ser necesaria la invitación para que China se sume a este grupo, aun cuando la realidad devele lo contario, sobre todo por el peso económico-comercial que mantiene este país asiático. Hecho que a su vez se constata con la guerra comercial que sostiene actualmente con Estados Unidos y con la incorporación de los petroyuanes en la cotización del petróleo.

Y frente a esta reconfiguración de poder, resulta importante restablecer la comunicación con antiguos referentes, con quienes ya se sabe cómo colaborar. De esta manera, no es fortuito que en la reciente Cumbre Donald Trump se haya pronunciado por reincorporar a Rusia al G7, en una jugada estratégica para presionar aún más a China, alejándola de estos foros de diálogo, ya que, en materia de política exterior, para Estados Unidos es preferible contar con un interlocutor conocido como es Rusia, aun cuando su poder sea más evidente en el plano político, que en el económico.

Lo anterior ya era manifestado en 2016 por el primer ministro británico David Cameron, quien en referencia al G7 señalaba: «es un lugar en el que las verdaderas democracias y países de opiniones similares se reúnen para tener debates francos y privados sobre las principales cuestiones que afrontamos».[2] De sobra está indicar que Rusia tiene más afinidad con los valores occidentales que China.

La pregunta ahora debe ser ¿hasta cuándo podrán sostener esta estructura político-económica sin la participación de China?

Imagen: Wikipedia, 2019

[1] Citado por Francisco Correa Restrepo, “Desarrollo económico de Japón: de la génesis al llamado milagro económico” Revista Facultad de Ciencias Económicas: Investigación y Reflexión, vol. XXV, núm. 1, junio, 2017, p. 69.

[2] s/a. “¿Puede el G7 abordar los problemas mundiales sin Rusia ni China?”, Vanguardia, Sección Internacional, 27 de mayo del 2016. Consultada en línea el 27 de agosto de 2019.

0 comments on “¿Espacios de diálogo o peceras de realidad parcial?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: