El invierno nuclear que se viene

El efecto destructivo de las armas nucleares solo se ha experimentado contra la población en la Segunda Guerra Mundial mientras que en algunos otros episodios de la historia se ha mostrado el músculo nuclear para persuadir al enemigo de manera estratégica y no táctica.

Hace unos días se celebró en la ciudad de Beijing, China, la Conferencia P-5 donde participan los países que en sus fuerzas armadas cuentan con ojivas o misiles nucleares y que conforman de manera permanente al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas. La reunión tuvo el fin de reafirmar los compromisos en uso y control de sus armas nucleares, y continuar con el fortalecimiento de la coordinación y salvaguarda del Tratado de No Proliferación.

China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia son los cinco Estados con armas nucleares legalmente reconocidos por el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares; Estados que, además, dentro de las pláticas en la conferencia, mantienen continua comunicación con representantes de naciones que no cuentan con este tipo de armamento, discutiendo el tema del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares donde los participantes de la Conferencia P-5 no están de acuerdo y mantienen un frente común.

En el desarrollo de la Conferencia, Rusia alertó medidas que ha tomado Estados Unidos en los últimos días en cuanto al tema en cuestión. Primero, Donald Trump intenta denunciar el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, firmado por Ronald Reagan y Mijail Gorbachov en 1987. El acuerdo jurídico entre ambas naciones indica eliminar los misiles con un rango de acción entre los 500 y los 5, 500 kilómetros disparados en tierra (dependiendo de si se trata de un misil balístico o de crucero).

Recordemos que ambos países aún mantienen sus estratégicos misiles balísticos intercontinentales, y que muy a menudo, en el caso ruso, se observan desfilando en el Día de la Victoria, en Moscú. Estos misiles tienen un alcance superior a los 5, 500 kilómetros y significa que cualquiera de los dos es capaz realizar un ataque directo dentro de su territorio. El Tratado INF (por las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces) mantiene a ambas naciones en un bajo grado de tensión junto a sus esferas de influencia, y provocó la destrucción de 2,700 ojivas y misiles en tiempos de lo que hoy denominamos como la Guerra Fría.

En el escenario internacional actual se manifiestan otros actores, dentro del plano económico, tecnológico, político y militar, cuyos intereses de seguridad y desarrollo contrastan con los planes de la política exterior estadounidense; Ante este panorama, Trump ordenó a la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de Estados Unidos construir ojivas submarinas nucleares de bajo rendimiento, denominadas W76-2, para los misiles balísticos Trident y que serían transportados por 14 submarinos clase Ohio de la Armada de Estados Unidos para este mismo año. La Casa Blanca argumenta que el ensamblaje de esta arma debilita la posibilidad de una confrontación nuclear, y de manera indirecta, una desventaja frente a naciones que tienen libre desarrollo y manufactura de estos misiles como en el caso de China.

El escenario inmediato formula una nueva carrera armamentista entre Rusia y Estados Unidos con efectos colaterales para sus aliados y organizaciones como la Unión Europea y la OTAN, jugando un papel estratégico con el despliegue de estas armas cerca de sus blancos en un tiempo donde las relaciones entre E.U. con estas organizaciones son complicadas. En palabras del ministro de exteriores ruso, Serguei Lavrov, las medidas tomadas desde Washington reducen el umbral en el uso de armas nucleares y aumenta el riesgo de una guerra nuclear.

El efecto destructivo de las armas nucleares solo se ha experimentado contra la población en las ciudades de Nagasaki y Hiroshima, en Japón, mientras que en algunos otros episodios de la historia se ha mostrado el músculo nuclear para persuadir al enemigo como lo fue en Corea, Cuba o el conflicto India-Pakistán. Y este es precisamente el uso de estas armas, un uso estratégico y no táctico. Hasta el momento, Rusia ha comunicado que suspende su participación en el Tratado INF.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: