Estados Unidos… ¿Al rescate de los migrantes venezolanos?

Calificado como una crisis humanitaria por la opinión pública internacional, cientos y miles de venezolanos dejan atrás sus hogares, donde hasta hace no mucho se tenían condiciones económicas y políticas estables. Las circunstancias en las cuales se ha desarrollo la situación se han visto altamente influenciadas por la caída de los precios internacionales de materias primas e hidrocarburos (su mayor industria y fuente de ingresos para la economía), pero principalmente por las condiciones políticas que aglomera el actual gobierno venezolano.

Después de la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999, muchas personas, principalmente de la clase alta, dejaron el país debido al cambio social, económico y político que ello implicaba. Hoy en día, es difícil pensar que esa Venezuela que durante mucho tiempo vio el auge del crecimiento económico, hasta el punto de financiar los diversos programas de cooperación con el Caribe y siendo uno de los principales pilares del socialismo latinoamericano de la década pasada, se encuentra atravesando por una situación de inestabilidad, donde el mayor daño ha sido para la población venezolana.

estad_Venzlascscscscscscsc

Los diversos procesos electorales, medidas poco populares, ajustes económicos, el control del cuerpo legislativo por la oposición al gobierno que encabeza Nicolás Maduro y acciones como la redacción de una nueva constitución han sido tanto catalizadores como consecuencias de los problemas y malas gestiones, al mismo tiempo que las sanciones económicas estadounidenses y el comportamiento de los mercados internacionales. No obstante, la coyuntura no ha sido desaprovechada por Estados Unidos (EE.UU.) debido a la gran cantidad de intereses económicos y políticos de la región, por lo que ya se han hecho llegar recursos económicos, logísticos y humanos. Lejos de condenar la injerencia norteamericana, algunos gobiernos latinoamericanos reconocen y aceptan el apoyo de las políticas de cooperación de Washington, puesto que reconocen que el problema los sobrepasa en recursos.

¿Es necesaria la ayuda?

Según reportes de la ONU, el número de inmigrantes venezolanos en Latinoamérica pasó de 89,000 a 900,000 personas, de 2015 a 2017, es decir, un incremento de más del 900%. Sobre ésta situación, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), no se prevé que disminuya, sino al contrario, esperan aumentos de solicitudes de asilo por parte de más venezolanos; se estima que las peticiones sean tres veces superior a los 34,200 presentadas en 2016; entre los países con mayores solicitudes destacan Perú con 33,100 y EE. UU con 29,900.

estad_Venzla

Previo a la crisis migratoria, en Colombia se permitía el acceso de los venezolanos con permisos especiales que duraban siete días, atenuando la escasez de bienes básicos y necesarios. Actualmente se han endurecido las medidas y el control fronterizo con la finalidad de atender, pero al mismo tiempo contener el paso de migrantes. Por su parte, el gobierno brasileño también señaló que se atenderán a los migrantes como si fuesen ciudadanos brasileños, a la par, se hicieron más rigurosos los controles fronterizos y se han movilizado militares para tener mayor control de los flujos migratorios.

Algunas de las medidas que se adoptan en países como Colombia, han sido operativos que incluyen la distribución de tarjetas para comprar comida, con un valor de 35 dólares por persona. Incluso, Perú ha adoptado medidas que favorecen la migración hasta cierto punto, como permisos laborales. Sin embargo, la ventaja que tienen países como Perú, Estados Unidos, México es que no poseen una frontera con Venezuela, por lo que Colombia y Brasil son tanto país de tránsito como de destino de más fácil acceso.

Cabe señalar que aun cuando se puede cuantificar la cantidad de migrantes venezolanos que cruzan a otros países, solamente pueden ser contados los que lo hacen a través de puntos fronterizos establecidos o aquellas personas con algún estatus definido ante otros países. Según la ONU, a través de su portavoz Stephane Dujarric, estima que unos 2.3 millones de venezolanos han huido de la crisis en su país principalmente hacia Colombia, Ecuador, Perú y Brasil.

Estados Unidos se hace presente

Durante una visita realizada a Colombia, la Representante Permanente de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, la Embajadora Nikki Haley, anunció casi 9 millones de dólares en asistencia humanitaria adicional a las aportaciones que ya se han hecho llegar, complementando a los anteriores 16 millones de dólares anunciados durante la VIII Cumbre de las Américas en Lima, Perú. El gobierno estadounidense argumenta que todo el apoyo se otorga para asistir los esfuerzos de Colombia para responder a la gran cantidad de venezolanos que cada día cruzan las fronteras colombianas y de otros países.

Según datos del Buró de Población Refugiados y Migración del Departamento de Estado norteamericano informó que desde el año fiscal 2017, EE. UU. contribuyó con más de 30 millones de dólares para asistencia a “refugiados” venezolanos (12 millones fueron destinados a través de ACNUR y 8.1 millones a la Organización Internacional para las Migraciones). Para ser más específicos, de acuerdo a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) el mayor monto de ayuda se ha destinado a Colombia, ya que este es el principal socio estadounidense en la región y principal destino de los movimientos migratorios.

¿A dónde va la ayuda?

En primera instancia, las erogaciones hechas por EE. UU. para la atención de la crisis se han canalizado de tal forma que son las organizaciones internacionales, pertenecientes al sistema de Naciones Unidas, quienes lideran la respuesta internacional (principal destino del financiamiento estadounidense). Al mismo tiempo, la ayuda financiera se direcciona a los países de destino de los migrantes para atender en el corto plazo los efectos de la migración venezolana.

Posiblemente, una de las acciones más significativas que se ha hecho en esta crisis es el envío de un buque hospital que está próximo a llegar a las costas colombianas para dar atención a los migrantes venezolanos. Sin duda, una muestra de apoyo para los servicios básicos que escasean en Venezuela; pero que al mismo tiempo alerta a la región, ya que, aunque no se trata de un ejercicio militar o una intervención, responden a un problema que, de acuerdo al Presidente de Bolivia, Evo Morales, en su dimensión es consecuencia de los bloqueos financieros estadounidenses.

Más que el interés de aportar a la causa para mitigar los efectos, la respuesta a la crisis atiende a las dinámicas de hegemonía de Estados Unidos, es decir, pese a que en lo visible de la relación entre Estados Unidos y Venezuela no es lo común escuchar que se da asistencia a los venezolanos para solucionar sus problemas, el envío de ayuda se ha realizado de tal forma que esta llegue a los países que tienen más lazos de cooperación con el gobierno norteamericano y a quienes impacta directamente.

Algunos de los motivos de la ayuda se pueden ver en el espectro de las implicaciones regionales a los aliados estadounidenses, afectando su economía y/o estabilidad social (mismas justificaciones que se dan en Europa para los refugiados que llegan desde África y Oriente Medio); además, la interrupción potencial a la producción petrolera de Venezuela y la región en su conjunto, así como los efectos demográficos y el impacto que causa en las cadenas de producción y logística de las drogas.

Parecería que la ayuda internacional no es característica de la administración de Donald Trump, y menos cuando los asuntos migratorios están de por medio; dirigir los esfuerzos para que la región no colapse es un argumento que se ha manejado constantemente en todo asunto que Estados Unidos trata de asistir o remediar, pero que, en su última finalidad, al menos en el caso venezolano es mostrar que esas carencias son consecuencia de un gobierno autoritario y malas decisiones. No obstante, el bloqueo económico, el pago de la deuda externa en dólares y la poca solvencia económica son situaciones que están interconectadas y que en su medida Estados Unidos podría apoyar de otra manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s