Sin extremos ni radicales, por el ciudadano al Frente

De cara al último debate presidencial, y a menos de tres semanas de concluir la jornada electoral 2018, el Centro Mexicano de Análisis de la Política Internacional convocó a un representante de cada una de las tres coaliciones partidistas que se diputan la primera magistratura del Estado mexicano para el siguiente sexenio. El Centro les propuso el ejercicio de reflexión que aquí se presenta con el objetivo de abonar al debate público nacional sobre la materia y con la clara intención de contribuir a formar procesos de discusión y toma de decisiones más y mejor informados por parte de la ciudadanía. En este ejercicio, además, el CeMAPI refrenda su compromiso con la integración de la diversidad y la pluralidad de voces en sus actividades. Este es el posicionamiento de la coalición Por México al Frente.

Cintillo3Esta campaña presidencial es única en la vida electoral de nuestro país. Bajo un proceso arduo y de gran envergadura, representa la cifra de 150 mil casillas en territorio nacional y 1 millón 400 mil ciudadanos que estarán participando como funcionarios electorales. Hoy en día también existen medios de comunicación, digitales y masivos, que actúan en la decisión del ciudadano que puede o no contribuir en la obtención de votos para los diferentes candidatos. Estas elecciones presidenciales tendrán el mayor padrón electoral en la historia de nuestro país, y por ende uno de los más participativos.

Gracias al resultado de las reformas electorales, hoy podemos encontrar dentro de las diferentes opciones no solo a los tradicionales partidos políticos, también podemos encontrar coaliciones, alianzas y candidaturas independientes, que hasta cierto punto parecían imposibles dentro del sistema político mexicano. En este caso, dentro de las alianzas o coaliciones no caben radicalismos, y lejos de ver sus diferencias, se basan en la identificación de similitudes entre las diferentes visiones que las integran; ejemplo de ello es la Coalición por México al Frente encabezado por Ricardo Anaya.

Las candidaturas independientes también se hicieron valer dentro del proceso electoral para la presidencia, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón alzaron la mano. Lamentablemente, antes del segundo debate realizado por el Instituto Nacional Electoral, las candidaturas independientes tuvieron una baja en este proceso, la deserción de Margarita Zavala en la disputa por la presidencia.

Dentro de estas elecciones también es difícil identificar las tradicionales ideologías políticas como lo son la izquierda, el centro o la derecha. Estas elecciones van encaminadas al grupo de mayor densidad en el país, que son los jóvenes. Se debe trabajar en propuestas que ayuden a este sector a crecer y gozar en plenitud de sus derechos, como son: amplia oferta educativa y de calidad, empleo con salario digno, espacios para el desarrollo cultural y deportivo, vivienda, derecho a una participación política plena, derecho a no ser discriminados por nada ni por nadie, etcétera.

Diversidad de visiones requieren las acciones de gobierno destinadas a los jóvenes, la Coalición por México al Frente brinda justo lo necesario, pluralidad de ideas y de experiencias que le permitirán a los jóvenes gozar de políticas públicas de mayor calidad.

Las campañas se han centrado en tres ejes principales: i) falta de crecimiento económico, ii) inseguridad y, iii) corrupción. Lejos de tener mayor capacidad de compra, hay mayor desigualdad social, el ciudadano está cansado de que cada vez le alcanza para menos y que el pago por su empleo no incremente proporcionalmente con los precios de su canasta básica, la gasolina, el gas y la luz por mencionar unos cuantos. Se necesita ampliar el crecimiento económico. La corrupción es otro punto central que se va a reflejar en el voto de castigo, particularmente en los casos que se vivieron en el sexenio de Enrique Peña Nieto, desde gobernadores hasta el mismo presidente fueron relacionados en casos de corrupción como la Estafa Maestra, la Casa Blanca y el tratamiento médico a partir de agua con sal, en lugar de quimioterapias, a niños con cancer en Veracruz. Dentro de la inseguridad, la sociedad tiene un gran malestar: todos los días, los mexicanos de todas las clases sociales salen con miedo de ser robados, estafados, secuestrados, desaparecidos o asesinados. La gente está cansada de vivir así y por eso es punto clave de la campaña.

El tercer debate será un dialogo donde se tocará el crecimiento económico, pobreza y desigualdad, educación, ciencia y tecnología, salud, desarrollo sustentable y cambio climático. Aquí es donde los candidatos tienen una última oportunidad de hacer llegar su mensaje a los receptores, pero es muy importante que lo hagan de una manera propositiva y con un lenguaje claro y directo.

En lo personal, estoy seguro de que Ricardo Anaya ganará el tercer debate, tiene mucha claridad al expresarse y tiene conocimiento de los temas que se desarrollarán (como es el caso del crecimiento económico y desarrollo sustentable). El público al que va dirigido es ese público profesionista y estudiante que quiere oír propuestas bien estructuradas y  mejor fundamentadas, Anaya ha ganado los dos debates anteriores y éste no será la excepción, sin duda es clave para tener un repunte en las encuestas.

Andrés Manuel López Obrador tendrá una postura similar a los otros dos debates, tratará de contestar las preguntas lo más rápido y simple; debemos recordar que él busca el voto de castigo, sus respuestas irán dirigidas al voto de esperanza, como lo llama él; ese electorado que es fiel a sus propuestas desde su primer candidatura. Me gustaría ver a un Obrador con mayor manejo de lenguaje y claridad,  todos los ciudadanos agradecerían esto para enriquecer el debate.

Por otro lado, tendremos un José Antonio Meade con la misma estrategia de los últimos dos debates, buscando llegar al electorado menos informado e indeciso. ¿Y qué podemos decir de Jaime Rodríguez, El Bronco? Es claro que buscará acrecentar sus simpatizantes en aquellos que no creen en los partidos políticos, haciéndose ver como una oposición extravagante y no clerical, alejada de la elite política.

Ya veremos este siguiente debate si hay menos ataques y más propuestas por parte de algunos candidatos. Propuestas claras en los temas medioambientales y de desarrollo sustentable pueden dar puntos o quitarlos, marcar las encuestas. Ya no son temas que desconozca el electorado mexicano, y mucho menos que no sean de interés para la mayor fuerza electoral.

Por otro lado, no debe omitirse el hecho de que los procesos electorales, gane quien gane, no son parte del problema, sino de la solución, nos ayudan a  elegir gobernantes y legisladores para tener una convivencia pacífica y participativa.

La campaña presidencial del Frente Ciudadano, encabezada por Ricardo Anaya, ha sido muy acertada en cuanto al público al que va dirigida, tiene claro los grupos sociales a los que quiere hacer llegar sus propuestas y diagnostica los males o problemas que se deben solucionar. Su campaña está muy dirigida principalmente al mexicano joven, profesionista o estudiante, al empresario que busca certidumbre económica para reinvertir en el país.

La visión plural del proyecto que encabeza Ricardo Anaya y que impulsa el Frente, un proyecto que además fue enriquecido por la sociedad civil, es la mejor opción para los jóvenes mexicanos, una propuesta que no voltea ni a la derecha ni a la izquierda, sino al Frente, porque en el Frente están las respuestas que por muchos años han buscado y pedido los jóvenes.

Su facilidad para buscar semejanzas entre diferencias le ha ayudado en campaña para tener una coalición tan fuerte como para darle lucha al Movimiento de Regeneración Nacional. Ha sido muy constante en el tema de la corrupción, desigualdad social e inseguridad, ha logrado desbancar la candidatura del PRI y posicionarse en segundo lugar en las encuestas.

Se necesita detonar el crecimiento económico a partir de un aumento real en la productividad. Es necesario identificar y derribar las barreras que han impedido que se despliegue la totalidad del potencial que tiene nuestra nación. Las propuestas de Ricardo Anaya y el Frente por México caminan en ese sentido. Se trata, por ejemplo, de que en lugar de mandar al diablo a las instituciones éstas sean fortalecidas para que se conviertan en facilitadoras de las actividades productivas.

Sin duda hay cosas que siempre se pueden mejorar y para Ricardo Anaya seria benéfico dedicar menos tiempo a atacar a Andrés Manuel López Obrador y hablar de los puntos más importantes dentro de su campaña, donde es fundamental el papel del ciudadano en la toma de decisiones para conformar un verdadero gobierno de coalición. Decisiones como lo son la reestructuración de la estrategia de seguridad en el combate al crimen organizado, terminar con la corrupción y la impunidad, fortalecer el Sistema Nacional Anticorrupción, establecer un salario mínimo suficiente, destinar mayores recursos para el desempeño de las embajadas y consulados de México e incrementar la asignación presupuestal destinada a la protección consular, entre otras.

*Foto: Reporte Índigo, 2018.

El proyecto ‘Op-ed’ del Centro Mexicano de Análisis de la Política Internacional tiene el objetivo de ampliar y potenciar el rango de opiniones que circulan en el debate público nacional e internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: